Por Facebook, desmintió la versión oficial. Ahora, deberá pagar su búsqueda: la Provincia lo demandará por $300 mil.


Pablo Emili, el chofer de Uber que estuvo desaparecido durante tres días y que fue encontrado el sábado al mediodía en Tunuyán en perfecto estado de salud, rompió el silencio.

Fuentes oficiales indicaron que Emili estaba acompañado por una mujer y con unos 15 mil dólares que serían de su ex esposa, quien había radicado la denuncia por su desaparición. El ministro de Seguridad, Gianni Venier, aseguró que lo demandarán por los gastos ocasionados tras la denuncia de su paradero que rondarían los 300 mil pesos.

Para la mujer del chofer y su círculo íntimo, Pablo sufrió angustia y desorientación y por eso desapareció. Dicen que padecía problemas económicos y deseaba alejarse de sus afectos.

Un día después de haber vuelto a su casa, Emili decidió romper el silencio y posteó su verdad en su muro de Facebook: “Pasé una sensación de angustia y confusión, lo que hizo que tomara mi auto y saliera sin rumbo fijo. Llegué a Tunuyán y ahí permanecí, como podría haber terminado en cualquier lugar, durante tres días, un poco confundido y sin mucha noción del tiempo”, escribió.

Y agregó: “Jamás quisiera lastimar a mi familia ni seres queridos, los que me conocen lo saben. Lamentablemente a veces vende más publicar noticias ficticias o sensacionalistas sin fundamentos, que la simple búsqueda de una persona perdida”.





Comentarios