Estaba lastimado y no pudo huír junto a sus cómplices. Debería haber estado en prisión hasta el 2021.


El presunto asesino de Héctor Osvaldo Quiroga, un comerciante de 59 años que murió en un intento de asalto el miércoles en Maipú, se escondió entre ramas de olivos. Así intentó que la Policía no lo encontrara, sin embargo su plan no funcionó y quedó detenido e imputado.

Se trata de Cristian Reina Flores (32), que tiene un frondoso prontuario y debía cumplir una condena de 18 años de prisión hasta el año 2021. Sin embargo, un juez lo liberó cuatro años antes. Cristian es conocido en el ambiente polical por ser hermano de Jesús Feliciano Reina Flores, condenado a prisión perpetua por matar en el 2015 al policía Jorge Lorenz.

El hecho ocurrió el miércoles en la madrugada, cerca de las 4, cuando Reina Flores y dos cómplices irrumpieron en la casa de Quiroga – situada Videla Castillo al 1500 – con el objetivo de asaltaro. La vìctima se resistió. 

En esas circunstancias se produjo un tiroteo en medio del cual Quiroga recibió dos balazos a la altura del tórax, mientras que Reina Flores fue herido.

Los tres escaparon, pero como Reina Flores estaba herido no pudo seguir su huída. Fue ahí cuando intentó esconderse entre unas ramas de Olivos secas. Sus dos compañeros sí lograron alejarse de la escena del crimen.  

Tras el hecho llegó a lugar una ambulancia del Servicio Coordinado de Emergencia para atender a los heridos, aunque Quiroga ya había muerto.

El sospechoso baleado, en tanto, fue trasladado al Hospital Central, donde quedó internado a disposición judicial.




Comentarios