Están en las principales vías de acceso a Mendoza. También miden la velocidad en ruta.


Llegaron a Mendoza los pórticos de lectura de patentes para detectar autos robados y también controlar la velocidad. Ya hay seis instalados en las principales rutas de ingreso y resta habilitar uno más.

La inversión de los siete pórticos con estructura, instalación y mantenimiento por 24 meses tuvo un costo de 13 millones de pesos y su funcionamiento depende del Ministerio de Seguridad.

Capturan las patentes de todos los vehículos que circulan por debajo de ellos y automáticamente las contrastan con una lista negra de autos robados. Si llega a coincidir, genera una alerta en el 911 en tiempo real”, explicó Oscar Berzio, director de Informática y Comunicaciones de la cartera de Seguridad.

En cuanto al cartel indicativo con la velocidad “tiene un carácter disuasivo, no es para labrar multas, ni foto-multas; no están homologados para eso”, aclaró Berzio.

Entre las funciones de los lectores de patentes también permiten calcular el flujo de tránsito de los distintos puntos, así como corroborar si determinado rodado pasó por un lugar en casos de investigaciones judiciales.

“Al cabo de un tiempo vamos a tener información detallada de cuántos vehículos pasan por determinado lugar en determinado momento del día, lo que nos permitirá tener estadísticas. Y en caso de algún requerimiento judicial, se puede llegar a saber si un vehículo señalado pasó por un lugar determinado”, agregó el funcionario.

Uno por uno

Los pórticos de lectura de patentes y velocidad han sido instalados en grandes vías de Mendoza. Están en los siguientes sitios: -Rotonda del Corredor del Oeste -Ruta Provincial 60, casi Acceso Sur.

-Ruta Provincial 34, en el ingreso a Lavalle.

-Costanera, a la altura de un supermercado mayorista.

-Ruta Provincial 50, en el ingreso a Palmira, San Martín.

-Se está terminando de calibrar el del cruce de calle Paso y Terrada, en el límite entre Luján y Maipú.

-Colocarán uno en el nudo vial, en el límite entre Guaymallén y Capital.




Comentarios