Incrementaron los controles para evitar que se instales. Piden a la gente que no les pague y avisen al 911.


El Municipio de Mendoza y el Ministerio de Seguridad incrementaron los controles para evitar que los “trapitos” o cuidacoches se instalen nuevamente en las calles capitalinas.

Sin embargo, a un año y cuatro meses de la sanción del Código de Contravenciones de Mendoza, que prohíbe y sanciona la actividad de los cuidacoches en toda la provincia, los “trapitos” se las rebuscan para seguir en las calles.

Si bien ya no manejan tarifas impuestas caprichosamente y la violencia o mano dura al exigir el cobro, desde los ámbitos oficiales piden a los conductores que no les paguen e incluso que avises al 911.

Entre el 10 de diciembre de 2019 y el domingo pasado, la Municipalidad de Capital realizó 303 actas a cuidacoches en las calles del departamento. La proporción es por demás alta: más de 5 actas por día.

La mayoría de ellos fueron encontrados in fraganti en las inmediaciones de las calles Arístides Villanueva, Juan B. Justo, Colón y la zona de la Alameda. Incluso, muchos de los sancionados fueron “enganchados” in fraganti por efectivos policiales y preventores que se movilizaban de civil en autos no identificados como oficiales.

Es gente que quiere volver a esto y constantemente se los saca. Por eso es que hacemos operativos a diario. Lo concreto es que no van a volver los cuidacoches a Ciudad”, afirmó Mario Campos, director de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza.

“Estamos trabajando y haciendo controles permanentemente. No hemos detectado más trapitos que antes, todo lo contrario. De hecho, el incremento de actas y detecciones tiene que ver justamente con que hay más controles y se los detecta antes de que cobren”, destacó por su parte el subsecretario de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul.

Además, el funcionario resaltó que este mayor control ha permitido que bajen los hechos delictivos, de violencia y de daños en calle Arístides e inmediaciones.

El pedido que le hacemos a la gente, cuando vea que alguien le quiere cobrar por cuidarle el auto de forma irregular, es que no le pague y que dé aviso al 911”, resaltó Majul.

En el parque General San Martín y en las inmediaciones del estadio Malvinas Argentinas los días de partido, también aparecen los “trapitos”. Según quienes han tratado con ellos, aquí se mantiene el trato más duro y las tarifas “fijas”, que van desde los 200 hasta los 300 pesos, aunque pueden llegar a 500 pesos.

Fuente: Los Andes



Comentarios