El Gobierno provincial firmó un convenio con la Fundación Espartanos. En principio, la actividad se desarrollará una vez por semana en la Unidad 11.


Con la firma de un acuerdo entre el Gobierno de la Provincia de Neuquén, el Ministerio Público Fiscal, la Unión de Rugby del Alto Valle, el Neuquén Rugby Club y la Fundación Espartanos, los presos neuquinos podrán participar del proyecto que posibilita jugar al rugby dentro de la cárcel, informó LM Neuquén.

El objetivo del proyecto “Espartanos” es lograr la reinserción social de aquellas personas que están cumpliendo una condena por algún delito. La iniciativa ya funciona en más de 50 penales del país y el ex jugador del SIC Eduardo “Coco” Oderigo había propuesto implementarlo en Neuquén un año atrás.

Espartanos (Foto: UAR)

“Desarrollar un proyecto de integración, educación, socialización y acompañamiento, a través de la práctica del rugby y la transmisión de sus principios y valores, como instrumentos para favorecer mejores condiciones de detención, educación y futura inclusión social y empleo de las personas privadas de su libertad”, es el propósito primordial.

De la firma del convenio participaron también los ministros de Desarrollo Social y Deportes, Mariano Gaido y Juan Pablo Prezzoli; el presidente de la Unión de Rugby del Alto Valle, Jorge Tacco; el titular del Neuquén Rugby Club, Reinaldo Juan Reatti, y el jefe de los fiscales, José Gerez.

El rugby como herramienta de inserción en las cárceles neuquinas (Foto: UAR)

“El sistema carcelario tiene mucha complejidad y debe mejorar para que cuando las personas condenadas cumplan las penas puedan reinsertarse socialmente”, planteó Gerez, mientras que el ministro Prezzoli indicó que “trabajar en la resocialización de las personas detenidas es una responsabilidad del Gobierno y esta iniciativa apunta a eso”.

El primer equipo de Espartanos se conformó en la Unidad 48 de San Martín, en Buenos Aires. Desde hace casi nueve años, todos los martes a las 9:30 se realiza el entrenamiento de un verdadero equipo de rugby. Según estadísticas, de todos los internos que pasaron por los Espartanos y que luego consiguieron su libertad, sólo el cinco por ciento reincidió, cuando el nivel promedio es del 65%.





Comentarios