Son 9 obras de un total de 124 en todo el país seleccionadas por el valor artístico de cada creación y de sus autores.


El Poder Ejecutivo de la Nación declaró 9 obras instaladas en las calles de la ciudad de Resistencia como Patrimonio Nacional. Esta decisión contribuye a seguir generando las condiciones necesarias para alcanzar el reconocimiento patrimonial de la UNESCO. Este decreto es un instrumento jurídico que permite exponer a nivel internacional el valor, la calidad y la trascendencia de las obras que están en el espacio público chaqueño.

“Con estas primeras 9 obras, se inicia un camino hacia el reconocimiento de todo el patrimonio escultórico de Resistencia como patrimonio nacional”, destacó el presidente de la Fundación Urunday, Fabriciano Gómez, quien además celebró que “el Estado, a través de una propuesta formulada por la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos de la Nación, haya dispuesto la declaración como bienes artísticos de interés nacional a nueve obras escultóricas emplazadas en el espacio público de Resistencia”.

Esta declaración implica que, desde el momento en que el Estado las reconoce como patrimonio, las obras quedan bajo la protección de la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos de la Nación. Esto también marca límites. Por ejemplo: estas obras no podrán ser removidas ni cambiadas del lugar sin su autorización. Con esto, Resistencia que fue declarada Capital Nacional de las Esculturas por Ley Nacional, tiene las primeras nueve obras reconocidas oficialmente como patrimonio nacional. Otro impacto es el urbanístico: seguramente esto tendrá que ser incluido expresamente en la reglamentación y ordenanzas que regulan la materia en el ámbito municipal.

“Con estas primeras 9 obras, se inicia un camino hacia el reconocimiento de todo el patrimonio escultórico de Resistencia”, indicó Fabriciano.

“Es un inicio importante, interesante y trascendente para Resistencia, para abordar la cuestión desde lo legal, lo jurídico, lo administrativo, lo urbanístico y lo patrimonial, que son todas las esferas que involucra un reconocimiento de estas características. Esta declaración es además un reconocimiento al trabajo colectivo de nuestra comunidad”, sintetizó Fabriciano quien acumula entre otros reconocimientos a su labor artística el Gran Premio de Honor del Salón Nacional de Artes Plásticas y dos premios Kónex, uno a nivel individual y otro como titular de la Fundación Urunday, organizadora de la Bienal Internacional de Esculturas.

Según se dio a conocer, las esculturas seleccionadas en Resistencia fueron definidas a partir de una investigación realizada durante más de tres años por Marcelo Perusso, Sergio López Martínez, Mónica D´Amico, Matías Profeta y el equipo técnico de la Comisión Nacional de Monumentos y Lugares Históricos de la Nación, con asesoramiento de especialistas como María del Carmen Magaz y Teresa Espantoso Rodríguez. Las obras elegidas son: “Ansia de luz” de Erminio Blotta, ubicada en la vereda de Arturo Illia, entre Rawson y José María Paz; “Remordimiento”, de Hernán Cullen Ayerza, ubicada en la vereda de Juan B. Justo y Frondiz; “Flor indígena”, de Leguizamón Pondal, ubicada en el Cantero del Boulevard de la avenida Sarmiento, intersección con avenida Laprida; “El alma”, de Líbero Badii, ubicada en la Peatonal Juan Domingo Perón, en la intersección con la avenida Juan Bautista Alberdi; “Maternidad”, de Antonio Devoto, ubicada en la vereda de la Calle Güemes, entre Hipólito Yrigoyen y Almirante Brown; “Columna ensanchándose en el centro”, de Ferruccio Polacco, ubicada en la intersección de la avenida Laprida y calle Güemes; “Cruces”, de María Juana Heras Velasco, ubicada en el Parque Intercultural 2 de Febrero; “Martín Miguel de Güemes”, de Alberto Balietti, ubicada en la vereda de Hipólito Yrigoyen, entre avenida Italia y calle French; y “Despertar”, de Lucio Fontana, ubicada en la vereda de Güemes, intersección con la avenida 9 de Julio.




Comentarios