Se reunieron alrededor de 30 personas pediendo que liberen a un detenido y que trasladen a otros dos.


Durante el jueves por la tarde, alrededor de las 18, una mujer se apostó en la Comisaría Undécima de Resistencia, reclamando que liberen a su marido detenido en el lugar.

Portaba una botella de plástico con nafta y encendedor, mientras el personal de Infantería aguardaba a representantes de Derechos Humanos.

Después, se hicieron presentes en la vereda del frente de la Comisaría, un grupo de 30 personas aproximadamente, los cuales solicitaban el traslado de dos detenidos, ambos de 28 años, acusados de supuesto robo a mano armada.

Estas personas también tenían intenciones de prender fuego la dependencia en caso de no efectivizarse dicha medida.

Posteriormente, liberaron al marido de la mujer y trasladaron a los dos detenidos.



Comentarios