El nene de 8 años pasó 6 días inconsciente después de ser alcanzado por una bala perdida en el club Pablo VI. Su familia habla de un milagro.


La fuerza de la familia y los compañeritos de Benjamín Biñale lograron su cometido. En las últimas horas se supo que el niño de ocho años alcanzado por una bala perdida se despertó después de seis días.

La información sobre que el niño abrió los ojos empezó a circular por Whtsapp y fue confirmada por Javier, el papá de Benja. “Papá te amo, llevame a casa”, es lo que al parecer pudo pronunciar el nene durante la noche.

Trascendió que fue personal de seguridad del Hospital Vilela el que fue avisarle a Javier, que como el primer día dormía en un utilitario en la puerta del nosocomio, sobre que el niño había abierto los ojos. “Benjamín está mirando dibujitos lo más pancho. Por dios, qué grande que sos y qué guerrero es mi hijo. Gracias dios, gracias a todo”, mencionó entre lágrimas.

Benjamín Biñale, chico baleado en la canchita de Pablo VI. (Facebook)

Mensajes de algunos allegados dan cuenta que al pequeño ya le molesta el respirador artificial por lo que se evaluaba el retiro del aparato.

Mientras hay conmoción por la asombrosa recuperación del nene, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, manifestó que se seguía trabajando para dar con el autor del disparo del proyectil que alcanzó al niño cuando se encontraba en el club Pablo VI.





Comentarios