Hubo una audiencia entre vecinos del barrio, comerciantes y el Municipio que permitió destrabar la medida.


Finalmente aquellos comerciantes que estaban tramitando habilitaciones para abrir nuevos comercios en Pichincha podrán hacerlo luego de que quedara sin efecto la medida cautelar establecida por el juez en lo Civil y Comercial 16 Pedro Boasso que le ordenaba a la Municipalidad de Rosario no homologar nuevas permisos de explotación comercial en un radio delimitado por las calles Balcarce, Jujuy, Francia y Rivadavia.

La decisión de levantar la medida se llegó a partir de una audiencia de conciliación que logró sentar en la mesa a los comerciantes que afectados por la restricción, a los vecinos que habían impulsado la cautelar y a funcionarios municipales.

Tras la reunión en lugar de la cautelar, se insitó a la intendencia a a darle cumpplimiento a la normativa vigente, que incluye ahora la emisión de un dictamen favorable por parte de una a Comisión Centralizada de Análisis para habilitar un comercio, tal cual se estableció en el decreto 250/19 que está activo desde febrero de 2019.

Si bien los vecinos que se habían organizado quejándose de los ruidos molestos que generan los numerosos bares que se instalaron en el barrio habían celebrado la medida estipulada por la justicia de primera instancia, los comerciantes habían expuesto su descontento a partir de pronunciamientos conjuntos tanto del Sindicato de Empleados Gastronómicos, como de la Asociación Empresaria de Rosario.

Tras la audiencia, las partes destacaron que lo resuelto es el fruto de un acuerdo entre los vecinos demandantes, la Municipalidad y los comerciantes afectados, quienes habían comparecido como terceros en el juicio iniciado, todo ello con la aprobación del magistrado interviniente.





Comentarios