Nos advirtieron que si no nos afiliábamos a su sindicato, nos iban a demandar, señalaron en el Concejo Municipal.


Un grupo de emprendedoras rosarinas acudió a la comisión de Gobierno del Concejo Municipal para denunciar “aprietes” del sindicalista Beto Riba, que agrupa a vendedores ambulantes. “Nos advirtieron que si no nos afiliábamos a su sindicato, nos iban a demandar”, señalaron.

Las mujeres expusieron ante los ediles el trabajo que vienen realizando de forma independiente desde hace años en la ciudad. “Tenemos todo en regla, somos monotributistas en un lugar privado donde vendemos nuestros productos”, contó Iara Lingua, una de las coordinadoras del grupo.

Sin embargo ahora se encontraron con presuntas presiones de Riba y su gremio. “Nos dijeron que si no nos afiliamos a su sindicato nos iban a hacer una protesta y que nos iban a llevar a juicio; esas fueron las amenazas”, manifestó la emprendedora.

Piden regularizar la situación de feriantes que trabajan en bares

Durante el intercambio entre los concejales se debatió sobre la normativa que abarca a los vendedores ambulantes y en particular la modalidad de estas emprendedoras, coincidiendo en que la actividad realizada por las emprendedoras no está fuera de ningún marco legal y no ingresa como vendedores ambulantes por desarrollarse en un lugar privado.

El concejal de Juntos por el Cambio, Roy López Molina, salió a respaldar a Lingua y a criticar a Riba. “Es un personaje que incurre regularmente en este tipo de amenazas y aprietes en busca de algún beneficio económico, sea a través de la afiliación al sindicato o por otros medios”, planteó.

Y agregó: “No vamos a permitir ni naturalizar la extorsión a quienes quieren laburar. Desde el Concejo las vamos a acompañar para que esto no vuelva a suceder”.




Comentarios