En las últimas semana se sancionó a cuatro espacios gastronómicos y se frenó una obra. Presencia de más gente de la habilitada y ruidos molestos, las principales faltas.


En las últimas semanas la Secretaría de Control municipal clausuró cuatro espacios gastronómicos de Pichincha por acumulación de faltas, además de suspender por un día la obra de Plaza Pichincha por ruidos molestos. Las sanciones comienzan a llegar luego de los encendidos reclamos de vecinos.

Avanzan las clausuras de bares de Pichincha por acumulación de faltas

Primero se clausuró definitivamente Temple Craft (Jujuy 2243), y luego se tomó la misma resolución pero por 20 días con Food Park (Jujuy 2264), Galpón de Tacuara (Alvear entre Jujuy y Salta) y Chori (Alvear y Güemes). “Las sanciones las aplicó el Tribunal de Faltas en función de acumulación de infracciones a partir de los controles que realizamos habitualmente”, dijo Guillermo Turrín.

El secretario de Control de Convivencia Ciudadana indicó que algunas de estas faltas tienen que ver con el incumplimiento del factor ocupacional. “El juez analiza cada caso, establece una pena pecuniaria, y si son varias o reiteradas las faltas, ordena la clausura”, indicó a Vía Rosario.

El funcionario destacó que desde octubre del año pasado hasta junio de 2019 se efectuaron un total de 2500 inspecciones a bares y boliches de Pichincha, y aseveró que en general han sido pocas las faltas encontradas.

“Como en ningún otro lugar de Rosario, en Pichincha tenemos un puesto fijo de control, con personal de Tránsito y de Control Urbano para evitar incidentes”, explicó y agregó que el objetivo es mediar entre el derecho al descanso de los vecinos, y el de diversión de jóvenes.

Hay que entender que se trata de un Polo Gastronómico que eligieron los rosarinos, que los emprendedores apuestan con inversiones en ese lugar, y que también los vecinos tiene que poder descansar. Por eso hay que mediar entre todos”, planteó.

Luego de que el conflicto entre las partes estallara meses atrás, en el último tiempo bajó el nivel de hechos, y para Turrín esto se explica por mayores controles y por una situación coyuntural. “En el invierno se sale menos y también está el tema de la crisis económica”, enumeró. No obstante reconoció que con la llegada de los días más cálidos, esperan un crecimiento de los visitantes a la zona que obligará a redoblar la presencia.




Comentarios