No descartan que la balacera producida el jueves cerca del Centro de Justicia Penal sea otra intimidación del líder de Los Monos.


Pidieron 7 años y 6 meses prisión al jefe de la narcobanda “Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero, por presunta coacción agravada cometida mediante un llamado telefónico amenazante que hizo desde una cárcel a un juez del que pretendía un traslado de lugar de detención.

“Decile que se meta el traslado ya sabe dónde y que lo voy a matar”, dijo el fiscal Fernando Dalmau, que fueron las palabras pronunciadas por Guille Cantero desde la cárcel de Rawson (Chubut) el 19 de agosto de 2016, dirigidas a un juez de Sentencia.

En la primera audiencia de las dos previstas para el juicio oral, el fiscal solicitó hoy en su alegato de apertura una pena de 7 años y 6 meses de prisión para Cantero y la declaración de reincidencia, atento a que ya posee cuatro sentencias condenatorias.

Guille Cantero en su enésimo juicio oral

La defensa de Cantero, a cargo del abogado Fausto Yrure, le planteó al tribunal unipersonal integrado por el juez Pablo Pinto, que las palabras de Cantero constituyen cuanto mucho “un enojo” pero nunca “una coacción”, por lo que pedirá su absolución.

Según la acusación, ese día del invierno de 2016 Cantero llamó en dos oportunidades al despacho del juez de Sentencia 3 de Rosario, Edgardo Mario Fertitta, quien tenía que resolver un traslado solicitado por su defensa, para ser alojado en una penitenciaría de la provincia de Santa Fe.

En la investigación se determinó que ambas llamadas fueron realizadas desde el teléfono público del pabellón 8 Sector “B” del Instituto de Seguridad y Resociabilización de Rawson. Las cámaras de seguridad del penal muestran a Cantero en el teléfono al mismo horario que se registraron las comunicaciones.

Guille Cantero y otro juicio por narcotráfico

La primera fue las 12.28 y habló con una secretaria del Juzgado, ante quien se identificó como “Cantero”, pero la empleada le dijo que el magistrado no se encontraba. Guille insistió 12 minutos después “dejando un mensaje intimidatorio con amenazas de muerte, exponiendo ocasionar un mal grave y futuro siendo en este caso un daño físico a la persona de dicho magistrado”, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Durante la audiencia de declararon seis testigos, entre ellos la empleada que recibió el llamado y el juez Fertitta, quien dijo que se atemorizó cuando supo del contenido de la llamada telefónica.

Múltiples condenas

Cantero fue condenado en abril de 2018 a 22 años de prisión como organizador de una asociación ilícita y autor de homicidio, por la Justicia ordinaria de Santa Fe. El 6 de diciembre de 2018 fue penado a 15 años de reclusión por tráfico de estupefacientes en la Justicia Federal rosarina, que en octubre de 2019 lo condenó a 10 años de cárcel por un secuestro extorsivo.

En diciembre del año pasado recibió su cuarta sentencia, esta vez a 7 años de cárcel, en otra causa por comercio de estupefacientes.

El juicio oral por coacción agravada que lo tienen como protagonista se reiniciará el próximo lunes, cuando se produzcan los alegatos finales y el tribunal fije la fecha de lectura de la sentencia, precisaron voceros judiciales.

Ariel Máximo “Guille” Cantero fue condenado por homicidio y como jefe de asociación ilícita en Rosario. (Juan José García)

¿Otra amenaza de Cantero?

El jueves a las 20:20 se produjo una balacera en Sarmiento 2850, a metros del Centro de Justicia Penal, por la que resultó herida en el glúteo una mujer. La Agencia de Criminalidad Organizada pudo corroborar que dos personas con casco, no identificadas al momento, iban en moto por Rueda y al cruzar Mitre realizaron disparos al aire en dirección al CJP, sin impactar en la facha. Se recabaron 9 vainas servidas calibre 9mm por calle Rueda antes de llegar a calle Entre Ríos.

Por medias investigativas se descarta que se haya tratado de un intento de robo o que se haya producido enfrentamiento con personal policial de civil. Se investigan diversas líneas en cuanto a la motivación del hecho, y la más fuerte consiste en que se habría tratado de otra intimidación de Guille Cantero, que ya encargó infinidad de ataques similares.




Comentarios