La Fiscalía acusó al presunto sicario por liderar desde prisión una banda dedicada a la venta de drogas.


Después de tres años, Milton Emanuel Damario fue citado este lunes nuevamente como imputado en un juicio oral y público. A diferencia de las dos ocasiones anteriores en las que fue acusado por homicidio en el fuerpo provincial, el rosarino está bajo sospecha por liderar una banda narco desde la cárcel de Coronda.

La causa fue elevada a juicio en 2018 e involucra a otras cinco personas que trabajaban en la ciudad para almacenar, fraccionar y vender drogas ilegales. A estas debía sumarse Sonia María Chamorro, quien falleció antes de que comenzaran las audiencias en los Tribunales federales de Bulevar Oroño.

La mujer antes mencionada era pareja de Héctor Alejandro Aranda, identificado como el jefe fuera de prisión en la organización delictiva. De acuerdo a la teoría del Ministerio Público Fiscal (MPF), ella operaba como intermediaria para trasladar los estupefacientes y recolectar el dinero en los bunkers.

En un tercer escalón de la estructura aparecen Tránsito Ariel Romero y Jorge Esteban Zapata, a veces encargados de vender la droga y otras de supervisar la actividad en esos lugares. La lista de acusados se completa con Pablo Javier Meza, a quien sólo le atribuyen el delito de tenencia con fines de comercialización.

Damario se encuentra alojado en la Unidad Penitenciaria 1 mientras cumple condena por el homicidio de Lucas Espina en el barrio donde vivía junto a su familia. Su nombre cobró mayor relevancia a partir del asesinato de uno de los líderes de “Los Monos”, Claudio Ariel Cantero, aunque en 2017 lo absolvieron por el beneficio de la duda como autor del crimen del “Pájaro”.




Comentarios