La maquinaria agrícola hallada se utilizaría para preparar el suelo con el fin de sembrar granos.


El fuego retoma su avance sobre las islas entrerrianas tras el temporal de lluvias, mientras que activistas encontraron maquinaria agrícola, en territorios ya quemados, cuando realizaban trabajos ilegales.

Tras dos semanas sin fuego en el Delta del Paraná, el miércoles se desataron nuevos focos de incendio frente a las localidades santafesinas de Alvear y Villa Constitución, por lo que vecinos rosarinos manifestaron su indignación ante el retorno del humo a la ciudad.

En tanto, voceros de Defensa Civil de Rosario manifestaron su preocupación ante la falta de lluvias en la región, en lo que predicen que será una primavera sin grandes precipitaciones, debido a la presencia del fenómeno “La Niña”, que se destaca por la sequedad que se produce en la zona.

Esto se da durante la bajante histórica que atraviesa el río Paraná, que en lugares donde muchas veces supera los seis metros de profundidad, llegó a medir cuarenta centímetros durante los últimos meses. De esta forma, los incendios se reanudan en la región donde, desde el inicio de la pandemia, ya se quemaron más de 110 mil hectáreas, mayoritariamente en campos en los que se realiza actividad ganadera.

Esto despertó la sospecha de los grupos ambientalistas, que acusaron a los dueños de campos entrerrianos por iniciar los incendios, para favorecer las condiciones de cultivo y criado de ganado. En ese marco, ambientalistas fotografiaron maquinaria agrícola trabajando en las islas de Las Lechiguanas, que semanas atrás se encontraba bajo el azote del fuego.

Incendios en las islas: dejan una guardia de brigadistas y harán sobrevuelo diario en la zona (Gobierno de Santa Fe)

Ante esto, desde la agrupación “El Paraná No Se Toca” adelantaron a la prensa local que llevaran las fotografías a la Justicia, ya que se trata de una actividad prohibida por el daño que produce la utilización de agroquímicos en el humedal.

En ese marco, Jorge Bertoli, miembro de la ONG, sostuvo en declaraciones a la prensa que en el lugar “no existe la presencia del Estado”. “Es la zona de islas que más irregularidades de catastro presenta. Si el departamento de Victoria es un desastre, en Las Lechiguanas todo es peor aún”, agregó el activista.




Comentarios