Originalmente le habían dado 17 años de prisión, pero ahora recibió condena perpetua. Junto a un menor, le habían disparado por la espalda a un hombre para robarle la moto.


Endurecieron la pena a un delincuente que robó y mató en un sangriento episodio ocurrido en diciembre de 2013. Inicialmente le habían dado 17 años de prisión.

Este miércoles se notificó la resolución de la sentencia condenatoria de Cámara de Apelaciones, vinculada a audiencia de apelación en relación a condena en Juicio Oral de Primera Instancia a César C., por el delito de Homicidio en ocasión de robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor en calidad de autor.

La Fiscalía había apelado la pena de 17 años de prisión efectiva a la que había sido condenado en César C. el 3 de septiembre de 2019 por los jueces de Primera Instancia Juan Andres Donnola, Hebe Marcogliese y Mariano Aliau. Es por eso que había pedido que se modificase la calificación de “Homicidio en ocasión de robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor en calidad de autor” a la de “Homicidio criminis causa”.

Esto es porque se considera que está debidamente probado que existió un dolo homicida en la acción perpetrada César C. y el menor que lo acompañaba. Si bien fue este último quien efectuó los disparos, César C. luego del hecho continuó con su comisión. Los jueces de Segunda Instancia Carlos Alberto Carbone, Gabriela Sansó y Javier Beltramone hicieron lugar a la solicitud de la Fiscalía y se cambió la calificación legal a Homicidio criminis causa condenando a César C. a la pena de prisión perpetua.

El hecho ocurrió el 31 de diciembre de 2013 a las 00:30 en Dean Funes y Alsina, cuando el imputado junto un menor de edad circulaban en una motocicleta marca Suzuki AX 100. Al divisar a otra moto Honda Titan, van tras ella con fines de robo. Para eso le dispararon por la espalda a su conductor, Carlos Gaitán, quien cayó al piso y murió producto de hemorragia masiva de tórax.

El menor descendió de la moto y levanta la de la víctima, llevándosela a pie por no poder arrancarla. Al momento de llegar a la esquina de Dean Funes y Alsina, realizó dos disparos más hacia el costado donde se encontraba un testigo, para luego amenazarlo de que no advirtiera de la situación a la policía. Finalmente se dieron a la fuga en ambas motos por calle Dean Funes de contramano hacia el este.




Comentarios