Gastón Marconcini dijo que muchos vecinos "están muy disconformes" con esa denominación. La organización de derechos humanos repudió sus declaraciones.


El intendente de San Genaro, Gastón Marconcini, declaró que ventará la ordenanza por la cual se denomina “Abuelas de Plaza de Mayo” a una plazoleta de la ciudad. “Lamentamos profundamente sus declaraciones”, dijeron desde Abuelas.

Marconcini advirtió a la prensa que vetará esta ordenanza, que fue aprobada por mayoría en el Concejo Deliberante, porque, según dice, “los vecinos están muy disconformes” con el nombre elegido para la plaza y, en su lugar, quieren que se le asigne el de un médico local.

El texto de la ordenanza sostiene: “La lucha y compromiso de las Abuelas de Plaza de Mayo por justicia y derechos humanos ha recibido el reconocimiento nacional e internacional por parte de gobiernos, instituciones y organizaciones y es perentorio que la ciudad de San Genaro reconozca esta tarea y su trayectoria intachable a lo largo de la historia del país”.

“Las Abuelas de Plaza de Mayo llevamos 41 años de búsqueda pacífica y amorosa. Nos resulta ofensivo que el intendente utilice el instrumento del veto para pasar por encima de la decisión de otro poder del Estado, con el objetivo de desconocer nuestra histórica labor”, señalaron desde la entidad de derechos humanos.

Abuelas pidió al mandatario que “revea su decisión y aproveche la oportunidad para explicar a su comunidad la importancia de sostener viva la llama de la memoria y de sumar su granito de arena para el encuentro de los casi 300 hombres y mujeres que aún viven con una identidad falsa”.




Comentarios