Se trata de un filtro que modifica el tamaño de los ojos y los deja perfectos según los usuarios de la red social.


Las redes sociales se han convertido en una herramienta de ocio para los adolescentes que al mostrar tantas “vidas perfectas”, termina afectando a los usuarios. No solo hablamos sobre la belleza física que las personas presentan en las fotos donde se muestran con cuerpos esculpidos y una vida ideal, sino también con los efectos que la plataforma propone para “cambiar los rasgos de las caras”.

Este último tiempo, con el auge de la red social debido a la pandemia y la cantidad de uso que tuvo Instagram, especialistas en cirugías prácticas han detectado que ha habido un incremento en las consultas sobre una posible operación para realizarse un “detalle” del filtro “foxy eyes” de la red.

El mismo consiste en elevar el canto lateral del ojo por encima del canto interno, por un parte y modificando la posición de la ceja, por otra, colocándola en la zona lateral por encima de la medial.

El efecto de Instagram que podría convertirse en una cirugía

“La cirugía consiste principalmente en realizar dos tipos de sutura: la primera, para levantar la cola de la ceja. Hacemos una disección del plano profundo de esa zona, elevamos la posición deseada por la paciente y fijamos con una sutura al hueso frontal. La segunda, para levantar el lateral del ojo: realizamos una cantopexia, es decir, una elevación del canto lateral externo mediante una sutura que va anclada al hueso de la pared lateral de la órbita”, explica el doctor.

El efecto de Instagram que podría convertirse en una cirugía

Además, el doctor también confirmó que “esta cirugía favorece mucho a las personas que tienen lo que llamamos ‘mirada triste’. Eso sí, recomendamos a nuestras pacientes buscar un grado de elevación que no resulte artificial en sus rostros, para que el efecto conseguido sea el de una expresión más abierta, descansada, alegre, sin que parezca que has pasado por el quirófano”.





Comentarios