El hombre usurpa un lote en el barrio Los Paraísos junto a su familia y tiene una orden de desalojo. 


Esta mañana un hombre se cosió la boca y se encadenó a una de las rejas del Insitituto Provincial de Viviendas para pedir que le entreguen un terreno. Está acompañado de su esposa y sus hijos. 

La esposa del manifestante contó a la prensa que desde hace un tiempo usurpan un lote en el barrios Los Paraísos y que tienen una orden de desalojo con plazo hasta hoy a las 18. “Estamos abandonados”, sentenció la mujer. 

Además señaló que permanecerán fuera del IPV hasta ser recibidos por el titular del organismo, el ingeniero Sergio Zorpudes. “No nos vamos a quedar en la calle con los chicos”, finalizó. 


En esta nota:

Otras Salta IPV



Comentarios