Una salteña de 35 años dejó abiertas las hornallas de la cocina y envió un mensaje a su expareja para comunicarle su decisión.


Una mujer de 35 años será imputada hoy en Salta por la tentativa de homicidio agravada de su hijo de 11 años. La mujer Dejó abiertas las hornallas de la cocina y envió un mensaje a su expareja para comunicarle su decisión.

Cuando la madre de la acusada llegó ayer domingo a su domicilio, sintió un fuerte olor a gas y se dio con que todas las aberturas estaban cerradas. Preocupada, decidió violentar una puerta y al ingresar, encontró a su hija y a su nieto dormidos en el interior. Pero, de haber llegado unas horas más tarde, el desenlace hubiera sido muy distinto.

Al llegar el personal policial, madre e hijo estaban ya en el exterior de la casa con signos de intoxicación, por lo que fueron asistidos en el lugar y se determinó que se encontraban estables.

Se pudo conocer que la mujer había dejado las hornallas de la cocina abiertas y había cerrado la vivienda con la intención de terminar con su vida y la de su hijo y que había anticipado su decisión a su expareja por mensaje de Whatsapp.

La fiscal penal 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, María Luján Sodero Calvet, imputará en las próximas horas a la mujer de 35 años por el delito de tentativa de homicidio agravado por el vínculo en perjuicio de su hijo de 11 años.

Desde la Fiscalía se dispusieron las medidas de rigor y se solicitó la detención de la mujer, que luego de ser atendida por un psicólogo, quedó alojada en el hospital Ragone. A su vez, se dio intervención a la Asesoría de Menores e Incapaces en turno, que dispuso que el menor quede al cuidado de su abuela.





Comentarios