Esto afirmó uno de los testigos en el juicio contra Raúl Pérez. También declararon los empleados del hotel alojamiento que trabajaron ese día.


Durante la segunda jornada del juicio que se sigue contra Raúl Antonio Pérez por el delito de homicidio agravado por mediar violencia de género en perjuicio de Jessica Norma González, este jueves declararon 2 los empleados del hotel alojamiento ubicado en avenida Gato y Mancha.

Ellos ratificaron los horarios en que ingresó el vehículo, algunos detalles del funcionamiento del motel y cómo encontraron a los ocupantes de la habitación tras abrir con un destornillador la puerta de acceso.

También prestó declaración un integrante de la Iglesia Evangélica donde la víctima se desempeñaba. El testigo relató un hecho donde tomó conocimiento que Jessica se sentía importunada por la actitud de Pérez, quien se había manifestado celoso y ofensivo hacia su persona.

Para la tercera jornada de la audiencia de debate, está previsto el paso de cinco testigos citados por las partes, entre los que se cuentan a otros miembros de la comunidad religiosa que conocían a Jessica y al imputado.




Comentarios