Días antes la víctima denunció que era víctima de violencia de género, y el fiscal dispuso medidas de protección que no se cumplieron.


En junio de 2017, en la localidad salteña de General Güemes, Claudia Soledad Saracho, de 39 años, fue asesinada a cuchillazos por su pareja, Rolando Colque, de 53. En el ataque también sufrió heridas una de las hijas de la pareja, de 18 años, al tratar de impedir el ataque.

Casi un año después, en marzo de 2018, el femicida fue juzgado por el asesinato de su esposa. Allí un tribunal compuesto por los jueces Mónica Muksdi, Guillermo Pereyra y José Luis Riera, condenó a Rolando Colque a la pena de prisión perpetua.

Pero el caso no finalizó con la condena del asesino. El tema es que la víctima había realizado una denuncia por violencia de género contra su pareja apenas 10 días antes de ser asesinada. En ese momento la denuncia pasó a la Fiscalía de Violencia de Género, y allí se dispusieron medidas de protección para la víctima y sus hijos, entre ellas que se le asigne una consigna de protección fija de 10 días.

Sin embargo, luego de la tragedia, la fiscalía pudo verificar que al momento de los hechos no había ninguna consigna protegiendo a la víctima. Por este motivo serán juzgados los efectivos policiales Raúl Rosa Cardozo, Gisela Daiana Portal, Juan Nicolás Velázquez, Ariel Rodolfo Cruz y Claudia Carolina Pizarro por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.




Comentarios