Se trata de Ezequiel Verón, quien continuará vinculado a la causa. Ahora es la menor de 17 años la principal sospechosa del brutal femicidio.


La novedad entorno a la investigación por el femicidio de Rosa Sulca en Villa Mitre es que el fiscal a cargo, Gustavo Torres Rubelt, dejó en libertad a uno de los principales acusados. Se trata de Ezquiel Verón, quién continuará vinculado a la causa. De esta manera, la menor 17 años detenida es la principal sospechosa del brutal asesinato de la docente salteña.

No surgieron pruebas ni científicas ni genéticas que lo incriminaran en la causa. A través del personal especializado de la Gendarmería Nacional se analizó el audio para descifrar si había una tercera voz y no surgió nada”, explicó Torres Rubelt a El Tribuno. Además dijo que Verón había terminado su relación con la menor un mes antes del femicidio y que no tenían contacto.

Rosa Sulca fue apuñalada y asesinada en su casa en Villa Mitre. Antes de morir logró llamar al 911 para pedir auxilio. Desesperada advirtió que la estaban matando y llegó a dar su dirección pero una joven le sacó el teléfono y le dijo al operador de Sistema de Emergencias que era su tía y que tomando medicación. De fondo se escuchaban los gritos desgarradores de Rosa.

Dos agentes de la Policía acudieron al llamado y se fueron a la vivienda pero como nadie salió a atenderlos se fueron sin hacer nada. Rosa murió dentro de su casa.

Además de la menor indicada como principal sospechosa del femicidio, hay otras personas imputadas. Martín Oscar “Loro” Laime, amigo de ella, a quien se lo acusa de haber encubierto el hecho. También hay ocho funcionarios policiales imputados, entre ellos los dos oficiales que fueron a la casa de Rosa. 




Comentarios