Las fuerzas militares trabajarán en conjunto con Gendarmería y la Policía de Salta para intentar frenar el ingreso de bolivianos por pasos ilegales.


Es de público conocimiento que la frontera entre Argentina es, y siempre ha sido, un colador por el que pasa quien quiere. Esta situación conocida por todos, pero ignorada por los responsables del control, sea porque no quieren o no les conviene lidiar con la situación, se ha puesto en evidencia por la pandemia del coronavirus.

Bagayeros en Aguas Blancas. (Imagen ilustrativa)

Los principales motivos por los que en estos tiempos ciudadanos bolivianos buscan ingresar a la Argentina es para hacer uso del sistema de Salud, o por una cuestión económica, es decir compra y venta de mercadería; otro factor importante es el comercio de hojas de coca.

Lo cierto es que el Ejército Argentino desplegó un operativo aéreo en Aguas Blancas, uno de los puntos más calientes de Salta, en un esfuerzo por llevar un control más estricto a esta zona fronteriza.

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, se ha adjudicado este refuerzo de fronteras a través de su cuenta de Twitter, y aprovechó para agradecer a todos los funcionarios del Gobierno Nacional, desde el presidente Fernández a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic.




Comentarios