Continúa la ronda de testimonios, y la familia y amistades de la joven asesinada comprometieron a Santiago Zambrani, el principal acusado.


La semana pasada comenzó el juicio contra Santiago Zambrani y sus padres por el femicidio de la joven Paola Álvarez, quien fue reportada desaparecida el 5 de mayo de 2017, y encontrada muerta tres meses después, al costado del camino de cornisa de la ruta 9, llegando a la localidad salteña de La Caldera.

La mamá de Paola Álvarez. (Web)

Durante las audiencias, testificaron amigos y familiares tanto de la víctima, como del principal acusado. A raíz de los mismos quedó en evidencia que Zambrani estaba enamorado de la víctima, pero que a ella no le interesaba tener una relación sentimental con él. También fue descripto como un hombre celoso, que en una ocasión le rompió el celular, y que la llamaba y enviaba mensajes con amenazas a raíz de la falta de interés de Paola.

Paola Álvarez junto a Santiago Zambrani (Web)

Si bien los testimonios variaron en algunos puntos, todos apuntaron a que la víctima y el acusado no eran novios, a pesar de que así lo sostuvo Zambrani a través de las redes sociales. Además, los testigos señalaron que además de remisero, el acusado estaba vinculado a la comercialización de drogas.

Los jueces del tribunal de la Sala IV y las partes, decidieron adelantar los alegatos para el 2 de mayo, debido a lo conciso de los testimonios, para dictar la sentencia lo antes posible.




Comentarios