La joven denunció que fue víctima de un abuso a los 12 años y tuvo un hijo. Hubo un giro en la causa.


 La Cámara del Crimen de San Francisco cambió la carátula y el acusado recibió una condena menor que lo dejó en libertad. Un caso complejo y polémico, con una definición en el mismo sentido.

Luego de un largo proceso judicial y un sin fin de idas y vueltas, tuvieron lugar los alegatos, y finalmente la Cámara del Crimen de San Francisco dictó sentencia en esta causa, donde un hombre de 23 años estaba acusado de abusar sexualmente y embarazar a una niña de 12.

En contrapartida a lo que se pensaba en el inicio de las audiencias, el imputado de “Abuso Sexual con Acceso Carnal Agravado” terminó siendo cadenado por otro delito menor: “estupro”, y recibió una pena de tres años que le permite continuar en libertad.

En grandes rasgos, el delito de estupro en nuestro país consiste en acceder carnalmente a una persona entre 14 y 18 años. La diferencia del estupro con la violación es que la víctima consciente la relación, pero dicho consentimiento está “viciado” porque la víctima carece de la madurez o del conocimiento para entender la significación del acto sexual.

Este punto habría sido el que cambió el rumbo de la causa, dado que la defensa del acusado, a cargo del Dr. Lucas Agosti, habría podido demostrar que la víctima mintió en su edad, no solo a su cliente sino que a otras personas también.

Según información recabada por este medio, unos 11 testigos fueron quienes corroboraron esta situación, además de otros tantos que manifestaron que el hombre y la niña tenían una relación de pareja “normal” a la vista de toda la sociedad sin que nadie se opusiera.

Del mismo modo, un testigo que se había negado a declarar en distintas oportunidades, y que tuvo que ser traído a tribunales por la fuerza pública, habría declarado que también mantuvo una relación con la menor de edad y que tampoco sabía su edad real. Y que su temor de presentarse ante la justicia se debía a que no quería terminar involucrado en una causa en su contra, dado que estaba en una situación similar a la de quién era juzgado ayer.

Otro dato importante, es que se habrían presentado distintos correos electrónicos, donde la familia de la niña le solicita dinero al acusado, para no presentar la denuncia que finalmente ocurrió.

Los más relevante y que cambió el rumbo de la sentencia es que varios testimonios habrían corroborado que la víctima mentía sobre su edad real habitualmente, por lo cual el acusado no pudo saber la edad real de la niña.

Si bien se trató de un juicio a puertas cerradas, por tratarse de un delito de índole privada, El Tiempo pudo conocer que en primer término se cambió la carátula de la investigación y la fiscalía de Cámara, a cargo de Consuelo Aliaga, solicitó una pena de 6 años de prisión para el acusado, mientras que la defensa, a cargo del Dr. Agosti, pidió la absolución de su cliente.

Finalmente, el tribunal unipersonal que integró el Juez Guillermo Rabino, le aplicó una pena de 3 años de prisión de cumplimiento condicional al imputado, lo que quiere decir que seguirá en libertad.

El próximo 26 de diciembre se conocerán los fundamentos de la sentencia, se tendrán mayores precisiones de la misma, y los argumentos de la justicia en este polémico y complejo fallo.

El hecho En el año 2016, la madre de la menor de 12 años, oriunda de Altos de Chipión, denunció en la fiscalía de Morteros que su hija había sido abusada por un mayor de 23 años y que producto de dicho abuso había quedado embarazada.

A partir de allí comenzó la investigación que derivó en la imputación del joven de 23 años, que fue acusado de Abuso Sexual con Acceso Carnal Agravado, el cual llegó a este juicio en libertad.

Hay que resaltar que el supuesto abusador reconoció al niño y hoy es el padre legal del mismo. A pesar que para la ley no hay “consentimiento” que alcance a los 12 años, dado que un menor de esa edad no está en condiciones de decidir ante el sometimiento de un mayor, ayer la justicia entendió que la víctima engañó al acusado y por eso recibió una pena menor.




Comentarios