Los uniformados eran investigados por revender droga de allanamientos y plantarla para inculpar inocentes.


Este viernes la Justicia Federal, en San Juan, condenó a 5 policías que se dedicaban a la venta de droga que secuestraban de los allanamientos y también la usaban para plantarla en distintos operativos y así armarle causas a personas inocentes. Así lo informó el diario Tiempo de San Juan, que también publicó que el comisario que tenía a cargo a los policías, terminó absuelto. El caso salió a la luz en el año 2017 tras escuchas telefónicas que revelaron toda la red de drogas y corrupción policial.

El Tribunal Oral Federal condenó a tres años y medio de cárcel al oficial ayudante Franco Cristofaletti, al cabo Martín Tello, al oficial inspector Fabián Olivera y al agente Juan Poblete; y al agente Juan Figueroa le dieron tres años y nueve meses. Por su parte, decidieron absolver de toda culpa al comisario Rodolfo Andrada y al civil Juan Ramos. El comisario Andrada era jefe de la Seccional 17, de Chimbas, una localidad al norte de la provincia. Cuando Gendarmería Nacional allanó la comisaría, encontró droga que, según el juez Federal, Leopoldo Rago Gallo, no debía estar allí.

La investigación comprobó que esa droga era utilizada para “plantarla” en algunos procedimientos y así armarle causas a distintas personas. Además, era vendida a los mismos dealers que volvían a ponerla en circulación. Las irregularidades que encontraron los investigadores incluían hasta el delito de haberle plantado un arma a un “perejil” para acusarlo de homicidio. De hecho, ese hombre fue liberado en marzo de este año por un crimen que sigue sin tener culpables.

El civil y el comisario fueron absueltos. Uno estaba acusado de ser cabecilla de la organización delictiva y el otro de ser el nexo en la calle, entre los narcopolicías y los vendedores de droga. Ambos quedaron en libertad.




Comentarios