Ocurrió mientras la mujer cuidaba al pequeño porque su hija trabajaba. Investigan las causas del incendio.


El incendio se produjo en la madrugada del lunes, pero nadie lo había advertido. Fue recién pasadas las 18 cuando el hijo adolecente de la mujer llegó a su casa y se topó por una macabra escena: el cuerpo de su abuela y de su sobrino de 3 años calcinados. El fatal incidente se produjo en una vivienda del departamento Pocito. Ahora el personal policial y de Bomberos investigan si el siniestro se produjo por un cortocircuito.

De acuerdo a la publicación de Diario Huarpe, una de las víctimas fue identificada como Daniela Castro, de 46 años. La mujer estaba cuidando a su pequeño nieto Dylan, mientras su hija trabajaba en un quiosco de Angaco, cuando ocurrió lo peor. Los investigadores creen que el incendio sucedió en la madrugada del lunes, justo cuando se desató el fuerte viento Sur y por eso nadie lo había advertido. Ningún vecino vio ni escuchó nada.

Personal de Bomberos y Criminalística trabajaron en el lugar.

Fue Nicolás, uno de sus tres hijos, quien golpeó la puerta de su casa y al notar que nadie respondía se asomó por la ventana encontrando una terrible imagen. La mujer estaba tendida sobre el piso, mientras que el cuerpo del menor estaba sobre una cama.

El incidente se produjo sólo en la habitación de la dueña de casa. El fuego no dañó otros artefactos del inmueble y según el personal actuante, sólo se trasladó el humo a otros sectores de la casa. Ahora personal de Bomberos que trabaja en el lugar tendrá la tarea de hacer las pericias correspondientes y tratar de establecer qué ocasionó el incendio. La principal hipótesis es un incendio por un cortocircuito.




Comentarios