El plantel sanjuanino compartió una tarde de entrenamiento y merienda con 40 chicos. Además le regalaron pelotas.


La humilde escuelita de fútbol que entrenaba con tarros de leche y cubiertas este jueves vivió una tarde soñada, cargada de emoción. Más de 40 chicos viajaran de La Rinconada al Pueblo Viejo para conocer el estadio Hilario Sánchez y a los jugadores de San Martín de San Juan, quienes de la mano de Marcos “Pampa” Gelabert, se prendieron a la movida solidaria que sin dudas cambió la vida de una institución que nació en un potrero.

Gelabert, el padrino de Defensores de La Estación.

El encuentro fue organizado después de que Cristian Caballero, un vecino del barrio La Estación, contara la historia de la escuelita en el diario Tiempo de San Juan. El joven fue quien arrancó con el proyecto de un espacio de recreación y contención para los pibes de la zona. Y empezó en un predio de tierra, con la pelota de su hijo Yuthiel.

La iniciativa de Cristian conmovió a muchas personas vinculadas al fútbol, entre ellos el capitán y referente del Santo sanjuanino. Gelabert, quien es titular del plantel en la Primera Nacional, recibió a los chicos en Concepción y compartió, junto a sus compañeros, una merienda con ellos. Como si fuera poco también les donó materiales para que puedan entrenar: conos, pelotas y camisetas.

Recibieron juguetes y elementos para entrenar.

La felicidad de los pequeños jugadores se vio reflejada en sus rostros. Para algunos fue la primera vez que pisaron un club de fútbol profesional e incluso salieron del barrio que está ubicado en calle Aberastain y 16, una zona rural de San Juan. “Festejaron como si hubieran salido campeones, no tiene precio vernos así de felices”, dijo emocionado Caballero.

La alegría de los chicos de pisar el césped del Hilario Sánchez.




Comentarios