El asesinato ocurrió durante la mañana del 3 de diciembre de 2017, en el barrio José Hernández de la capital puntana. Lo dejaron libre por el beneficio de la duda.


Durante la mañana del 3 de diciembre de 2017, en el barrio José Hernández de la capital puntana, Rodrigo Ponce Barrionuevo de 16 años fue asesinado. Maximiliano Ezequiel “Pachi” Campo era el único sospechoso del crimen, pero el lunes cerca del mediodía el Juzgado del Crimen 2 decidió absolverlo por el beneficio de la duda.

El fiscal Fernando Rodríguez había solicitado 14 años de cárcel para el sospechoso, pero los jueces Hugo Saá Petrino (presidente), Gustavo Miranda Folch y Fernando De Vianna no encontraron las pruebas suficientes para determinar la culpa de “Pachi” Campo.

La versión que se hizo eco en el barrio tras el asesinato fue que Campo y Rodríguez Barrionuevo andaban juntos, habían robado una moto y se disputaban el botín. 

Vicente Escudero, vecino del monoblock donde ocurrió el asesinato, dijo durante el juicio que “en el barrio y en la misma comisaría decían que el Pachi le había disparado, que andaban juntos”, publicó El Diario de la República.

El vecino describió que luego de escuchar el disparo, vio salir a toda velocidad a un joven en una moto oscura y con un casco rojo. Escudero dijo que le pareció que era “Pachi” Campo, pero no lo pudo afirmar completamente.

“Pachi” Campo, tras el asesinato, desapareció del barrio y fue detenido horas más tarde.

Rodrigo Ponce Barrionuevo recibió un disparo en el parietal izquierdo de su cabeza, lo que le provocó una muerte inmediata.

Los vecinos recordaron cuando escucharon el tiro y salieron a ver qué pasaba, lo vieron tirado en uno de los descansos de la escalera, entre el primer y segundo piso, con una herida en la cabeza. Rodrigo fue baleado con un arma calibre 22.

Para el tribunal no hubo pruebas suficientes para condenar a Campo y fue absuelto.




Comentarios