Claudia Fernández intenta regresar a San Luis tras haber visitado Mendoza para hacerse unos estudios médicos.


Claudia Fernández es uno de los tantos sanluiseños que busca poder regresar a su hogar. La mujer viajó a Mendoza para hacerse unos estudios clínicos por problemas que padece en la columna vertebral, pero no pudo regresar a su provincia por la cuarentena obligatoria. Se quedó sin dinero, y duerme en una carpa prestada en Desaguadero.

El 16 de marzo se trasladó a la provincia vecina porque tres días más tarde tenía turno con un médico neurocirujano en el Hospital Italiano para realizarse una operación cervical que espera desde hace un año. Sin embargo, le suspendieron el estudio por el avance de la pandemia y de quedó sin poder regresar a su hogar. “Ese día se cortaba la circulación y corrí a la terminal, pero ya no pude volver”, indicó en diálogo con el diario El Chorrillero.

La mujer de 52 años lleva un mes fuera de su casa. “Es desesperante. Necesito que alguien me escuche y me dé una mano. No sé cuántos días voy a estar acá”, dijo entre llanto. 

Arco de Desaguadero, Mendoza.

En Mendoza se hospedó en la casa de una familia de San Carlos y el 6 de abril, se dirigió hasta Desaguadero para intentar ingresar a San Luis. Pero no lo consiguió y tuvo que volver a la provincia “del sol y del buen vino”. Sin embargo, el sábado dejó la casa en la que se alojaba porque “no tenía como aportar, ni dinero”, explicó. 

Desde entonces está a la espera de regresar a la casa en la que vive junto a su marido y sus hijos. Fernández se refugia en una carpa que le prestaron y su salud empeora porque duerme en una bolsa de dormir con poco abrigo, lo que es una complicación para sus dolores cervicales.

“En este momento me encuentro sola. No tengo baño, ni ropa de abrigo. La carpa me la prestaron. Lo que sí me dan es agua caliente para el té”, detalló Claudia. 

La puntana comentó que en reiteradas oportunidades llenó el formulario del Gobierno para poder ingresar a la provincia, pero no tuvo éxito. “Yo vivo en el campo, ni siquiera tengo contacto con la gente. Solo con mi familia y una hija”, añadió.

Desde Provincia le contestaron que las residencias de la ULP no tienen lugar y que podrá hospedarse en el Hotel Epic, pero tiene que pagar y ella no tiene dinero. 

Residencias estudiantiles de la Universidad de La Punta, en San Luis.




Comentarios