La caída en el corte de los boletos les impide a los empresarios hacer frente a sus obligaciones salariales.


Las empresas adeudan alrededor del 70% de los sueldos de mayo y todo indica que los próximos salarios y el SAC (aguinaldo) no están garantizados. En las audiencias de ayer (jueves), ante el Programa Relaciones Laborales, entre UTA y las empresas, no lograron destrabar el conflicto y las concesionarias afirmaron que con la caída del corte de boletos el servicio es inviable.

El gremio aduce que la única forma de dar de baja a la retención de tareas, que dejó sin transporte interurbano a la provincia desde el martes, es que les depositen los sueldos.

“Desde el inicio del conflicto, suscitado a partir del incumplimiento de una parte de los salarios de mayo, tomamos cartas en el asunto. Corrimos traslado a la totalidad de las empresas y las instamos al pago, esa intimación fue contestada, pero no manifestaron cuándo iban a abonar los sueldos, sino que explicaron la imposibilidad de hacer frente a los mismos” sostuvo el delegado de la primera circunscripción de Relaciones Laborales, Andrés Salas, al concluir una ronda de audiencias con las empresas Blanca Paloma, Zenitram, Panaholma y Juana Koslay.

Sus empresas suman un total de 60 trabajadores y operan los corredores San Luis-Merlo, San Luis-Villa Mercedes, San Luis-San Martín, San Luis-Candelaria y Merlo-Santa Rosa. Hasta el 20 de marzo trabajaron con normalidad y luego prestaron el servicio con una disminución de frecuencias, a instancias del diagrama de emergencia por la pandemia. En la fase más restrictiva de la cuarentena salieron a las calles con el 20% de operatividad y más recientemente lo hicieron con el 40% y el 45%.




Comentarios