Familiares y amigos de la docente volvieron a insistir en la lentitud de los procesos judiciales.


Este viernes se cumplirán cuatro meses del crimen de Mónica Ramos, y de una investigación que “no avanza”. Los motivos del asesinato no están claros. A la psicopedagoga la encontraron muerta, con heridas de arma blanca y signos de defensa. Su casa fue incendiada. 

A través de un comunicado, familiares, amigos y compañeros de trabajo de Ramos pidieron “la suspensión de la feria judicial de invierno”, que el Superior Tribunal de Justicia dispuso a partir del 8 de julio, y que se extenderá hasta el 31.

Analizaron que teniéndose en cuenta esos plazos, se llegará a agosto sin novedades. Y aseguraron que se sumarán “tres meses de una causa sin movimiento”. Por lo tanto pidieron a la Justicia “rever, en su facultad, la aplicación del artículo N° 21 de la Ley Orgánica de Administración de Justicia de la provincia”.

“La angustia, impotencia y desesperación profundizan el dolor. En un país donde las mujeres son asesinadas cada 29 horas, las respuestas deben ser urgentes”, puntualizan en el escrito que se difundió por las redes sociales.




Comentarios