Desde el Ministerio de Economía ponen énfasis en los departamentos del sur mendocino.


El Ministerio de Economía, a través de la Subsecretaría de Agricultura y Ganadería, puso en marcha una nueva alternativa de financiamiento orientada a productores primarios de tomate para industria, con una inversión de $90 millones.

El monto máximo a financiar será de $150.000 por hectárea nueva cultivada con tomate industria hasta un máximo de 20 ha por cada postulante y, en ningún caso, el monto total del financiamiento podrá superar los $3.000.000.

“Para la presente temporada serán asignados para esta línea de crédito un total de $90.000.000, de los cuales, por lo menos 10% debe ser asignado a productores radicados en la zona Sur de Mendoza (San Rafael y General Alvear). Es decir que se podrá financiar la ampliación de hasta 600 hectáreas nuevas representando un incremento de 20% de la superficie cultivada”, indicaron desde la cartera económica.

En caso en que el solicitante no alcance el máximo de 20 ha, podrá ampliar su solicitud de crédito por un valor equivalente de hasta el 50% más, siempre y cuando certifique haber incrementado la superficie cultivada con tomate industria durante la campaña 2019/20 respecto del año anterior y que el monto total solicitado no supere los 3 millones de pesos.

“Buscamos, con esta propuesta, ampliar en cantidad la superficie cultivada con tomate en el territorio provincial, haciendo hincapié en el Sur de la provincia”, dijo el ministro Enrique Vaquié.

“En 2019 se exportaron 11.901 toneladas de productos industrializados de tomate y se importaron 33.322 toneladas. Esta demanda nacional se cubriría con un aumento de 2. 600 hectáreas a nivel nacional”, comentó Valentina Navarro, titular de Agricultura de la provincia..

Tomate envasado.

“El principal objetivo de esta propuesta es incrementar la superficie cultivada de tomate industria en el territorio local y esperamos alcanzar un total de 600 nuevas hectáreas a través de esta operatoria”, agregó.

“La línea para capital de trabajo está destinada a otorgar financiamiento a productores primarios de tomate industria inscriptos en la Asociación Tomate 2000 que quieran ampliar la superficie cultivada.

También podrán acceder productores que se encuentren fuera del esquema Tomate 2000 y nuevos productores que quieran incursionar en la actividad, siempre y cuando se ajusten a las condiciones que se establecen en el reglamento y se encuentren radicados en el territorio de la provincia de Mendoza”, añadieron desde el Gobierno.

Devolución del capital

Desde el Ministerio de Economía informaron que el capital se amortizará en tres cuotas mensuales, iguales y consecutivas, con vencimiento (la primera de ellas) el 1 de abril, la segunda el 2 de mayo y la tercera el 1 de junio de 2021.

Sobre los intereses compensatorios, la operatoria se calculará en base al 50% de la Tasa Activa Nominal Anual de la Cartera de Crédito del Banco de la Nación Argentina (BNA).

En cuanto a los gastos en los que deberá incurrir el tomador de crédito, serán 2% más IVA sobre el monto total del financiamiento otorgado.

Garantías

Podrán ser consideradas garantías para acceder al financiamiento: Una cesión de los derechos de cobro del contrato de compra venta y autoseguro contra granizo.

Garantía hipotecaria o prendaria.

Fianza extendida por una sociedad de garantía recíproca (SGR) o entidad financiera.

Garantía fiduciaria.

Requisitos

Los interesados en acceder a esta línea de financiamiento deberán cumplir con los siguientes requisitos.

Que el solicitante sea titular o posea derecho suficiente sobre una explotación agrícola que posea las condiciones suficientes para la plantación de tomate para industria, ya sea que se encuentre dentro o fuera de la Asociación Tomate 2000 o que se trate de un productor agrícola que quiera incursionar en esta actividad.

Que el solicitante sea aceptado dentro del esquema del Fondo Solidario de Compensación de Daños de Granizo (FSCDG) que tiene la Asociación Tomate 2000, excepto cuando desarrolle su cultivo bajo malla antigranizo.

Que el solicitante posea un contrato de compra venta de materia prima firmado con un establecimiento industrial partícipe en la Asociación Tomate 2000, donde deberán constar todas las exigencias de la Ley 9133, con la particularidad de establecer un precio en moneda dura a la fecha de la liquidación final.




Comentarios