El exdelantero pasó por el quirófano este martes para ponerle fin a un calvario de años por sus problemas articulares.


Aunque se perdió la oportunidad del reencuentro con Diego Maradona como parte del nuevo cuerpo técnico de Gimnasia, Gabriel Batistuta volvió a sonreir este martes después de la cirugía en la que le colocaron una prótesis de tobillo. La operación fue la primera en su intento por dejar atrás los dolores que hasta hace semanas incluso le impedían estar sentado cómodamente.

El exdelantero publicó una foto desde Suiza y anunció así una “etapa superada” en el tratamiento. A través de redes sociales, el santafesino agradeció el cariño y la preocupación de sus seguidores después de revelar detalles sobre su estado de salud mientras trabajaba como comentarista invitado en el Superclásico.

“La prótesis en el tobillo izquierdo ya es una realidad, ahora vamos por la recuperación“, manifestó “Batigol” a la hora de mostrar la bota en su pierna menos hábil y levantar el puño en señal triunfal. Anteriormente había planteado que la operación buscaba eliminar las molestias que arrastra desde su época de futbolista y que aspiraba a caminar normalmente una vez más.

Batistuta tiene 50 años y se retiró como profesional en 2005 después de su desembarco en el Al-Arabi de Catar. Desde entonces el dolor en sus articulaciones lo privó de seguir jugando y se volcó a otros deportes como el polo y el golf.




Comentarios