El Sabalero presentó un equipo alternativo y terminó poniendo en apuros al Granate tras un flojísimo primer tiempo.


Lo que parecía ser el inicio de un domingo soñado por Lanús casi se convierte en una pesadilla. El Granate derrotó por 3 a 2 a Colón en la séptima fecha de la Superliga después de un gran primer tiempo. Aunque aprovechó la ausencia de los titulares santafesinos, el anfitrión cedió terreno y permitió la reacción de un rival con la mira puesta en la semifinal de la Copa Sudamericana.

Los dirigidos por Luis Zubeldía expusieron de arranque la falta de rodaje de la formación sabalera y convirtieron tres goles en 17 minutos. El encargado de abrir la cuenta fue Carlos Auzqui, luego José Sand amplió la ventaja de penal y Lautaro Valenti también tuvo su festejo en la salida de un tiro libre.

Los locales apabullaron al Negro, que recién pudo recuperar terreno en el complemento gracias a un segundo penal cobrado correctamente por Darío Herrera. El descuento de Nicolás Leguizamón marcó el inicio de otro partido de ida y vuelta, parejo y con mucho más espacio para atacar de ambos lados.

El equipo de Pablo Lavallén aprovechó la ley del ex a poco más de diez minutos para el final y quedó a tiro del empate cuando Matías Fritzler venció a Agustín Rossi con un remate cruzado dentro del área. El arquero fue uno de los responsables de que la remontada rojinegra se demorara y llegó a lucirse con una atajada previa en la que manoteó la pelota antes de que rebotara en el travesaño.

Lanús ratificó su buen momento y sumó su cuarta victoria en los últimos cinco partidos. Así acumuló 14 unidades en la zona de clasificación a la Copa Sudamericana y se arrimó a las posiciones que abren la puerta de la Copa Libertadores.




Comentarios