La escalada de violencia, sobre todo en Rosario fue consulta obligada al gobernador en el inicio de la entrega de las tarjetas Alimentar en Santa Fe. "Lo que nos falta es mucho", sostuvo.


El inicio del reparto de 15 mil tarjetas Alimentar en la ciudad de Santa Fe fue el espacio elegido por el gobernador Omar Perotti para responder sobre la severa crisis en materia de violencia que viven los departamentos Rosario y La Capital. Una vez más el mandatario defendió la gestión de su ministro de Seguridad, Marcelo Sain.

A propósito del trabajo de Sain, el jefe de la Casa Gris sostuvo que “el abordaje en seguridad no depende únicamente del ministro”, y pidió paciencia: “Esto no se hace de la noche a la mañana, pero iniciamos una etapa nueva que sabíamos que podía generar coletazos”.

Perotti respalda la gestión de su ministro de Seguridad, Marcelo Saín. (Archivo)

Perotti intentó bajarle el tono a un pedido que cada vez se hace más intenso a partir de los casos que terminan en homicidio y que recobraron el temor a los años más duros en Rosario en torno a las muertes violentas. “Hay una gran expectativa respecto de los cambios que hicimos para abordar una situación muy compleja. Hemos tenido expresiones muy duras principalmente en la ciudad de Rosario”, explicó.

Así y todo el gobernador fue sensato a la hora de referenciar lo que está pendiente por resolver en materia de violencia: “Lo que nos falta es mucho. La expectativa entre lo que quisiéramos tener y lo que tenemos nos muestra una brecha muy grande”, mencionó.




Comentarios