La víctima denunció a Neri Jorge Espíndola por miedo a que sus hermanos también fueran agredidos sexualmente.


La Justicia santafesina condenó este lunes a 16 años de prisión a un hombre imputado por abusar sexualmente de una niña a la que cuidaba. Si bien el fallo avaló el agravante de que el acusado tenía una relación estrecha con la familia de la víctima, el monto de la pena fue menor al solicitado por la Fiscalía.

Neri Jorge Espíndola había sido denunciado por los parientes de la menor en relación a hechos ocurridos entre 2010 y 2017. En ese período, la nena completó su educación primaria y empezó a cursar el nivel secundario. Mientras tanto, el hombre de 53 años el hombre se aprovechaba de la confianza con su círculo íntimo para agredirla y, según fuentes oficiales, “la manipulaba para que guardara secreto” sobre las violaciones.

Sobre la evidencia recabada, el fiscal Federico Grimberg recordó que la adolescente “logró contar lo sucedido ante el temor de que sus hermanos sufrieran lo mismo que ella”.

Luego del debate oral y público, el tribunal integrado por Sergio Carraro, Rosana Carrara y Leandro Lazzarini declaró al imputado culpable por abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores. Ambos delitos se consideraron agravados por la convivencia preexistente con la menor y por tener la guarda a su cargo, pero no se aplicó la sanción de 20 años de prisión que había pedido el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Desde el organismo judicial apuntaron que la madre de la niña “expresó su conformidad y agradecimiento” por el veredicto. Sin embargo, Grimberg y su colega Bárbara Ilera anticiparon: “Aguardaremos los fundamentos de los magistrados para analizar los motivos por los cuales resolvieron de la forma en la que lo hicieron”.




Comentarios