Unos treinta jóvenes estuvieron mas de 12 horas con música y alcohol y la Policía tuvo que intervenir en varias oportunidades.


Un grupo de unos treinta jóvenes, de entre 20 y 25 años, protagonizó una fiesta descontrolada en la Zona Oeste Quintas de Santa Rosa, que duró desde las 5:30 hasta las 19 horas de este 25 de diciembre, lapso en el que los vecinos llamaron varias veces a la policía por los ruidos molestos.

Desde la Policía de la Seccional Segunda relataron que “cada una de las veces que fuimos, bajaban la música, pero cuando nos retirábamos, la volvían a subir”. La última vez que concurrieron a la zona de las calles Suipacha y Asunción del Paraguay, fueron recibidos a piedrazos, lo que los obligó a disparar balas de goma.

“Se armó una trifulca, una batahola. Los muchachos, todos jóvenes de 20 a 25 años, se tornan agresivos, increpan al personal, tratan de agredirlos y comenzaron a llover piedras. Primero se dispara de manera disuasoria y luego al bulto, porque no paraban de tirar piedras. En ese momento, todos ingresaron a una vivienda particular y parecía que todo se había terminado ahí”, relata el vocero policial.

“Cuando ya nos habíamos ido, solicitan la ambulancia porque hay heridos. La gente del Servicio de Emergencias Médicas no quería ingresar sin custodia y va una unidad especial. Entrevistan a la gente, le dan cobertura a la ambulancia y pueden sacar a los tres chicos, de entre 20 y 25 años, que tenían lastimaduras”, explicó.

Por último, detallaron que “son lesiones leves, por ahí parecen importantes pero sólo se provoca una lastimadura”, dijeron, en relación al efecto de las balas de goma. Los jóvenes involucrados enfrentan una causa penal por resistencia a la autoridad y daños por los móviles apedreados.




Comentarios