Fue la dueña del recordado "Café de Sonia", lugar de encuentro en el centro de la ciudad en la década del noventa.


Sonia María Lady Tueros falleció este martes por la noche, a la edad de 83 años, y sus restos son velados en la Sala 5 de la Cooperativa Popular de Electricidad hasta las 18 horas de este miércoles, según comunicaron sus familiares.

Tueros fue la dueña del mítico “Café de Sonia”, ubicado en la calle Quintana, casi Pellegrini, que se convirtió en un lugar de encuentro de amigos y habitués vinculado a la cultura y la bohemia de los años noventa.

Había nacido en General Pico y desde sus cinco años vivió en Santa Rosa cursando la escuela primaria en el Colegio María Auxiliadora y el secundario en el Colegio Nacional.

Se casó muy joven y tuvo dos hijos, Sergio y Javier. En aquellos años trabajó en la Casa de Gobierno, en la Dirección de Rentas y en el Ministerio de Asuntos Agrarios. Mas tarde, puso una despensa junto a su marido en la esquina de las calles Urquiza e Hilario Lagos. “He inventado de la nada quince negocios en mi pueblo“, se ufanaba, según la crónica de El Diario.

Sonia Tueros había sido reconocida como vecina destacada por el Concejo Deliberante (El Diario)

En relación a la idea de instalar aquel famoso café, recordó que “estaba fundida, no tenía un mango para nada“, y sin embargo, inspirada en alguna historia lejana leída en una revista le surgió el impulso “y ahí nomás, al otro día arranqué”, contó.

“Lo que es las ganas de hacer cosas. Por eso me enferma la gente que se entrega y no hace cosas. No puede ser que no tengas ganas de hacer algo. Era grande ya cuando puse el café. Y acá venía gente de primera, se mezclaba todo, la Biblia con el calefón“, rememoraba.

En el año 2015, Sonia Tueros fue declarada vecina destacada de la ciudad por el Concejo Deliberante de Santa Rosa. “Lo mas importante es tener amigos. Es lo mejor, lo que más te mantiene. Tengo amigos de lujo. El problema es que se te van los amigos. En el balance de mi vida tuve muchas cosas más lindas que feas“, relataba esa mujer que dejó una huella en la ciudad y que será recordada con emoción y respeto.




Comentarios