Los agresores lo esperaron en el estacionamiento y también le arrojaron un ladrillazo sobre el techo de su camioneta.


La violencia en manos de jugadores de rugby se visibilizó más que nunca en los últimos días tras el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Ahora, un joven de Santiago del Estero denunció que fue brutalmente golpeado por dos rugbiers en un boliche.

Juan Cruz Mussi estaba con cuatro amigos en el boliche y quiso acceder al sector VIP, donde estaban los rugbiers. Según el relato de su abogada, Carol Pamela Gadán, uno de los deportistas le pegó un codazo y le advirtió que lo esperaría a la salida: “Ya vas a ver lo que te pasa”, le dijo.

Dentro del boliche no pasó nada más, pero a las 7.30, cuando Mussi víctima se dirigía al estacionamiento fue abordado por los dos rugbiers: Exequiel Chedid y Francisco Piatti. La situación fue entonces controlada por la seguridad del local, pero luego recrudeció.

Cuando el joven salía con sus amigos en la camioneta, el coche recibió un ladrillazo que lo hizo detenerse. Bajó del auto y vio que detrás de ellos, en otro vehículo, venían los dos acusados y algunos rugbiers más.

Chedid y Piatti son jugadores de un reconocido club, el Santiago Lawn Tennis Club, y el primero de ellos había integrado el combinado Argentina XV.

Entonces los rugbiers comenzaron a agredirlo, mientras un tercer joven lo sostenía de los brazos. “Piatti le hizo una llave, es decir lo tomó por el cuello ahorcándolo, y al irse para atrás le cruzó las piernas y cuando estaban por caer ahí es cuando intervino otro joven -ajeno a los dos bandos- quien hizo que lo suelten”, indicó Gadán.

El hecho quedó en manos del fiscal de turno Álvaro Yagüe. Los acusados quedaron con una prohibición de acercamiento.




Comentarios