Se secuestraron una moto y teléfonos celulares que podrían esclarecer el crimen de Julio Alberto Almirón, ocurrido el pasado 28 de abril.


Durante la noche del martes, se realizaron tres allanamientos en el marco de la investigación por el crimen de Julio Alberto Almirón. En tanto, efectivos de la División Homicidios de la Policía secuestraron una moto y teléfonos celulares que pueden aportar elementos para su esclarecimiento.

En la madrugada del 28 de abril pasado, la víctima de 58 años, recibió un disparo en el abdomen cuando manejaba su moto por avenida Pedro Miguel Aráoz, acompañado por su hija, por parte de dos delincuentes que también se movilizaban en motocicleta.

Luego, cuando la joven pedía auxilio, se acercaron y se llevaron el vehículo de su padre, quien murió tras varios días de agonía en el Hospital Padilla.

“La moto secuestrada tiene características similares a la que figura en la causa, se sospecha que sería la que habrían utilizado los autores en el momento del hecho. Los teléfonos celulares también aportarán importante información a la investigación”, sostuvo el jefe de la División Homicidios, Cristian Peralta.

Hasta el momento se encuentra detenido Pablo Lescano, uno de los principales sospechosos en este caso. El procedimiento, que fue ordenado por el Juzgado de Instrucción de la V Nominación, estuvo a cargo de un equipo de efectivos bajo la conducción del subcomisario Daniel Monteros y supervisado de manera directa por el jefe de la División Homicidios, Cristian Peralta.




Comentarios