El asalto ocurrió en Yerba Buena. Los dos delincuentes intentaron escapar en una moto pero fueron reducidos.


La agente Johana Gómez volvió a enfrentar un hecho de inseguridad durante este fin de semana. En la ciudad de Yerba Buena, debió enfrentarse a dos motochorros que intentaron tomarla por sorpresa, pero una vez más mostró su valentía y vocación de servicio. Con decisión se resistió a que le robaran su arma reglamentaria y rápidamente dio aviso a sus compañeros de la Guardia Urbana.

De esa manera, se consumó la detención de dos delincuentes que fueron reducidos a pocas cuadras cuando intentaban escapar en una moto. Previamente, la agente se encontraba en su parada asignada en la esquina de Salas y Valdez y Francisco de Asís cuando le llamó la atención la actitud de dos personas que iban en una moto, quienes al verla, bajaron la velocidad y cambiaron la dirección en la que se dirigían hasta que los perdió de vista.

“Luego de un rato vi que uno de ellos se bajó, comenzó acercarse hacia mí, pasó por mi lado y me saludó, luego se dio vuelta y me dijo abruptamente: “dame el fierro”. Al resistirme me dio un fuerte golpe en la cara, seguimos forcejeando hasta que pude sacar el arma y darle la voz de alto”, resumió la joven sin miedo.

Anteriormente, Gómez fue protagonista de dos situaciones que tuvieron repercusión mediática. A mediados de enero de este año, la agente se convirtió en noticia por su valentía al arrojarse a la calle para rescatar a una pequeña de dos años que había bajado a la avenida Aconquija para perseguir a su papá, sin que él se diera cuenta. Gómez corrió, saltó y logró empujar al menor justo cuando se acercaba un ómnibus.

Luego, el 12 de junio pasado, la policía de 23 años demostró nuevamente su valor al salvar la vida de un nene que ya no respiraba, tras ahogarse mientras comía un alfajor y practicarle los primeros auxilios.

Sin embargo, en esta ocasión, fue la propia policía la que debió enfrentarse a los delincuentes. Luego de ello y mientras los malvivientes escapaban, se comunicó con sus compañeros de Patrulla Motorizada. De esa manera, un equipo funcionó de apoyo e intervino en el acto y logró detenerlos minutos más tarde.

Por último, los delincuentes fueron trasladados a la Comisaria de Yerba Buena y quedaron a disposición de la Fiscalía de Turno.




Comentarios