El nadador tucumano debió suspender el sueño de cruzar sin traje de neoprene para obtener la Triple Corona de Aguas Abiertas.


El nadador tucumano Matías Ola no pudo completar el sueño de cruzar el Canal de la Mancha sin traje de neoprene ya que sufrió hipotermia y debió pedir asistencia médica a mitad de camino. Partió desde Dover, Inglaterra, y buscaba llegar a Calais, en Francia en menos de once horas, sin embargo la travesía no pudo ser concretada.

El objetivo de Ola era completar la Triple Corona, que se gana cuando se cruza el Canal de Catalina, en California, la vuelta a la isla de Manhattan y el desafío del Canal de La Mancha que quedó trunco.

El tucumano de 34 años buscaba atravesar los 42 kilómetros del Canal de la Mancha en menos de once horas. Salió a las 14 de Argentina por lo que se calculaba que podría tocar tierra francesa en la madrugada de nuestro país. Sin embargo, pasada la medianoche pidió la asistencia de la embarcación Louise Jane, comandada por el capitán Andy King, para volver a Dover.

Sin embargo el tucumano no pudo superar las bajas temperaturas del agua. Días atrás había hablado sobre ese tema con Clarín. “Lo ideal sería que hiciera 40° de temperatura y el agua estuviera a 26. Pero eso es imposible en el Canal de la Mancha. Hace frío, incluso en pleno verano europeo. Los últimos días las condiciones vienen demasiado adversas, hay mucho viento y está fresco”, comentó.

Esta vez no pudo ser para Matías, pero sin duda volverá a intentar superar el desafío como ya lo hizo con tantos otros.




Comentarios