Se trata del niño de 12 años que fue muerto por la policía luego de una persecusión en el 2018.


Desde el Ministerio Público Fiscal se comunicó que a través de la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni, se requirió la elevación a juicio en contra de Mauro Gabriel Díaz Cáceres y Nicolás Javier González Montes de Oca, como coautores del delito “homicidio agravado por alevosía en el abuso de la función como miembros integrantes de las fuerzas policiales, y por la utilización de un arma de fuego en concurso ideal con el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público” por el caso de Facundo Ferreyra, el niño de 12 años que fue muerto luego de una persecusión policial.

El 8 de marzo de 2018, los dos policías se desplazaban en una moto policial que era conducida por González Montes de Oca, “sin razón ni motivo que lo justifique, y previo acuerdo de voluntades y división de tareas, cruzaron la platabanda y emprendieron la persecución en contramano por avenida Benjamín Aráoz hacia el cardinal oeste de una moto conducido por un menor de edad de 15 años quien llevaba como acompañante al menor de 12 años de edad, generando una clara situación de indefensión y aprovechándose de la misma, sin dar la voz de alto policía, y sin mediar hasta el momento agresión armada alguna en su contra que explique la necesidad racional del actuar del modo en que lo hicieron, fue que Díaz Cáceres efectuó disparos con su escopeta reglamentaria en dirección a los menores, con proyectiles de posta de goma que impactaron en el tórax, brazos y codo derecho y rodilla de Ferreira”.

Inmediatamente después, Díaz Cáceres “injustificadamente y con claras intenciones de provocar la muerte de los ocupantes del moto vehículo, procedió a realizar cinco disparos con su arma de fuego reglamentaria en tanto que González Montes de Oca, quien se encontraba bajo los efectos de los estupefacientes, en idéntico contexto con la misma intención realizó tres disparos con su arma reglamentaria”.

Según ese relato: “Tras ocho disparos efectuados por los policías, el menor que manejaba, quien portaba ilegalmente una pistola calibre 22 largo respondió realizando dos disparos”. Mientras continuaba la persecución realizó otros tres disparos contra los menores, quienes “buscaron a bordo del moto vehículo protección al lado de un contenedor ubicado en avenida Nicolás Avellaneda hacia el cardinal Norte pasando la calle República de Francia, siendo uno de los disparos realizados intencionalmente por la espalda en dirección a la cabeza de Ferreira Facundo Alexis, el cual ingresó por la región occipital del lado derecho”. Esas heridas le ocasionaron a la víctima un traumatismo encéfalo craneano que determinó posteriormente su muerte en el hospital Padilla.

Además, a los acusados se reprocha no haber adoptado las medidas dispuestas por el protocolo de actuación de personal policial en la intervención de delitos dispuesto por el Ministerio Público y la normativa policial en la preservación de lugar, alterando además las pruebas y la escena del hecho con el fin de obstaculizar la presente investigación.

Además de no haber tomado las prevenciones para el traslado inmediato del menor, quien se encontraba con vida, hacia el nosocomio más cercano al lugar del hecho, demorando la atención y no haber comunicado a la llegada del personal el Sistema de Emergencias 107, impidiendo el abordaje inmediato conforme la naturaleza de las heridas.




Comentarios