Reflexiones del ingeniero Bernabé Alzabé, expresidente de la Sociedad Rural y exsecretario de Agricultura.


La tormenta del pasado miércoles 15 de enero abrió varios interrogantes en la provincia, especialmente al inundarse poblaciones que no están cerca de los ríos. Hubo más de 200 evacuados, una comisaría cubierta por el agua en el límite entre la Capital y Yerba Buena y familias que perdieron todo.

“Es un tema recurrente. Se presentan casi todos los años”, es la reflexión del ingeniero Bernabé Alzabé, quien ocupó diversos cargos en la provincia, desde presidente de la Sociedad Rural hasta secretario de Agricultura. Continuó diciendo que en la lluvia de la semana pasada “hubo un gran caudal de agua y generó inundaciones, incluso en poblaciones, como el caso de Ranchillos, Los Ralos y Las Cejas”. Estas poblaciones están al Noreste de la provincia, donde no hay ríos.

Como secuelas de esta lluvia todavía se puede apreciar como la furia del agua, se llevó un pedazo del viejo puente carretero del Río Seco, que está entre la población del mismo nombre y Arcadia, en el sur de la provincia. Vale aclarar que allí estaban funcionando tres puentes: el que fue destrozado, el que está a 50 metros, que se utiliza y el de la autopista, ubicado a varios kilómetros del lugar, casi a la entrada con la ruta que une las poblaciones de Arcadia con Gastona Norte y La Tuna.

Puente carretero de Río Seco.

Un problema recurrente

Cuando habla de inundaciones el exfuncionario remarcó varios factores que las producen. Comenzó indicando a los “problemas de cuencas, especialmente en el sur de la provincia. En algunos casos el manejo de los diques, en donde no abren las compuertas a tiempo, sobre todo cuando las lluvias son en Catamarca. Se produce la creciente y los diques están con una cota bastante alta y deben abrir las compuertas de golpes y son las famosas inundaciones de Lamadrid, Graneros, Juan Bautista Alberdi”. Comentó que en la localidad de La Invernada, “se empezó con una sistematización. Se iniciaron los estudios y nunca los terminaron. La sistematización debería ser al Oeste de la ruta 38”.

Se refirió a la tala indiscriminada, destacando que “también influye el mal trato que se da a la zona de alta montaña a donde, a veces, ya sea por tala o por aprovechamientos indebidos de zonas más altas, no hay retención de las aguas. Entonces lo que normalmente produce pocos daños, al no estar esta capa vegetal que esta cubriendo, para evitar el rápido desplazamiento de las aguas, causa mucho mas daño”.

Alzabé siguió con “los canales de desagües, que lamentablemente no existen. Entonces el agua, en lugar de correr por canales de desagües, corre por canales de riego”. Explicó que el canal de riego tiene un trazado totalmente distinto al canal de desagüe. Este es angosto y se va ensanchando. El canal de riego es a la inversa. “Al entrar semejante caudal de agua, indudablemente rebalsa por todos los lados”, concluyó.




Comentarios