La pequeña estuvo un año en el hospital Garrahan y llegó ayer a Concepción dónde la esperaban con sorpresas en la terminal de ómnibus.


Luego de casi un año de lucha Sheslin Robles, una pequeña guerrera de tres años venció el cáncer. La nena oriunda de Concepción, en el sur tucumano, llegó ayer a su ciudad junto a sus padres que se mostraron conmovidos por el gran recibimiento que organizaron amigos y familiares en la terminal de ómnibus de la ciudad.

Desde que la nena enfermó tuvo momentos muy delicados, incluso se creía que la única oportunidad se la podría dar un trasplante de médula, sin embargo la lucha de la familia dio sus frutos. Enfrentó varios tratamientos contra la leucemia y tuvo 12 meses de internación en el Hospital Garrahan de Buenos Aires. “Estamos muy emocionados, gracias a todos los que nos ayudaron. Gracias a Dios, Sheslin está curada”, dijeron emocionados Rodrigo Robles y Carolina Hindi sus padres a Primera Fuente.

Sheslin en Concepción luego de superar el cáncer. (Foto de Facebook).

En julio del año pasado, según relató el papá,  la situación de la niña era crítica, padecía una leucemia de alto riesgo y no podían encontrar compatibilidad para  la operación. Pero después de casi un año de estar internada, costeando sus viajes y hospedajes cerca  del Hospital Garrahan, los médicos le comunicaron que la niña “se curó sola” y que no es necesaria la intervención quirúrgica.

Sheslin paseando por las calles de la ciudad de Concepción a su llegada.

“Mi hija tuvo un tratamiento largo que duró 12 meses y ayer los médicos le dieron el alta. Debe seguir con ciertos cuidados pero lo peor ha pasado”, dijo emocionada su mamá.

Sheslin paseando por las calles de la ciudad de Concepción a su llegada.

Se mostraron conmovidos ante la gran muestra de afecto que les brindaron vecinos, familiares y amigos al momento de llegar a la “Perla del Sur”. En la terminal de Concepción los esperaba una batucada y luego realizaron una caravana de autos encabezada por una autobomba de los Bomberos Voluntarios Concepción y recorrieron las principales calles de la ciudad sureña.  “No podemos creer cómo nos han recibido, es una verdadera sorpresa. Estamos muy emocionados por el cariño que nos entregan  todos”, concluyó emocionado Rodrigo.




Comentarios