Vecinos de la ciudad aseguran haber visto una extraña nave en el cielo ushuaiense.


El pasado martes entre las 20:50 y 21:10, una gran cantidad de vecinos manifestaron haber sido testigos asombrados del desplazamiento de un Objeto Volador No Identificado (OVNI), en el sector noroeste de la ciudad.

“Era un objeto de apariencia plana, como un rectángulo y no con la característica prominencia en la parte de arriba con que se suele caracterizar a los platos voladores. Destellaba colores rojo y verde y fuimos muchos los que pudimos verlo”, refirió una vecina que se encontraba en el exterior de su departamento del barrio 245 Viviendas.

Sus vecinos también presenciaron a la extraña nave, comentando a Diario Prensa que “de ninguna manera era un avión. Se sostenía en el cielo emitiendo luces estridentes e intermitentes, tal vez como si girara sobre sí mismo. Permanecimos todos atónitos sin saber qué hacer y esperando a ver si se desplazaba, hasta que finalmente, unos cuantos minutos después, comenzó a moverse hacia la derecha hasta que en un abrir y cerrar de ojos lo vimos esfumarse detrás de las montañas”.

Un testimonio más recolectado por este medio fue el de la pasajera de un taxi y su pareja, quienes en momentos en que se desplazaban por avenida Hipólito Yrigoyen en dirección al barrio Río Pipo, observaron el mismo fenómeno, sin saber explicarse de qué se trataba.

Ushuaia es un lugar en donde existen referencias de innumerables casos de apariciones de OVNIS, algunos de los cuales se remontan a los años 50 y han quedado documentados.

Valga destacarse uno de ellos ocurrido en los comienzos de 1960, según cuentan antiguos pobladores que aún recuerdan aquella experiencia. En una oscura madrugada invernal, cuando el personal del hospital militar emplazado al lado de la Base Naval, en calle Yaganes y Gobernador Paz se encontraba abocado a sus tareas, se iluminó completamente el cielo.

“Un objeto enorme se desplazó sobre nosotros – contó una enfermera que bajaba las escaleras del nosocomio para dirigirse a las oficinas administrativas de la Base, distantes a algunos metros – e iluminó todo como si estuviéramos en pleno día. Fue un momento fugaz. Algo paso sobre nuestras cabezas y rápidamente todo volvió a ser oscuridad. Fuimos muchos los que lo vimos. Todos coincidimos en que un plato volador pasó por arriba nuestro”.




Comentarios