Debido a la complejidad de la zona rocosa, el rescate duró más de diez horas.


Siendo las 18:57 horas del pasado sábado la Comisión de Auxilio Ushuaia (CAU) recibió un llamado de una turista informando que “había escuchado gritos de auxilio” entre unas grietas en la zona rocosa en inmediaciones al glaciar del Ojo del Albino, a unos 90 minutos de caminata desde la laguna Esmeralda.

Al instante la CAU envío un grupo de avanzada compuesto por cinco personas para comenzar con la contención de las dos personas atrapadas.

Rescate en el Ojo del Albino – Ushuaia. Fotos: CAU.

Cerca de las 20 horas un segundo grupo con equipamiento técnico de rescate,  se dirigió a pie por el sendero hasta el sector superior de la formación rocosa donde se encontraban los jóvenes atrapados.

Ya de noche, se evaluó la situación y la seguridad de la escena, y se tomó la determinación de comenzar con el rescate técnico, el cuál se desarrollaría maximizando las medidas de seguridad debido a la dificultad del mismo.

Se utilizaron en total 5 cuerdas de distintas longitudes sumando en total unos 170 metros. Se accedió a la víctimas empleando una técnica de rapel, y de a una se las equipó con arnes y casco para guiarlos en una escalada de aproximadamente 40 metros.

Rescate en el Ojo del Albino – Ushuaia. Fotos: CAU.

Se evacuó de a una persona por vez logrando finalizar los dos rescates cerca de la 1:15 de la madrugada.

A continuación se mantuvo una comunicación con la central de Defensa Civil quienes asesoraron al grupo para descender por el lugar menos peligroso hacia el sendero. El rescate finalizó cerca de las 5 de la madrugada en el sector de estacionamiento del sendero de laguna Esmeralda.

Rescate en el Ojo del Albino – Ushuaia. Fotos: CAU.

Según los jóvenes el inconveniente se suscitó cuando luego de hacer contacto con el glaciar y comenzando el descenso, los mismos habían perdido el sendero y continuaron bajando por un sector rocoso que los llevó a un precipicio de más de 50 metros, viéndose imposibilitados de ascender nuevamente por donde habían bajado debido a la verticalidad de la formación rocosa.

“Afortunadamente una persona escuchó los gritos de auxilio sino el desenlace podria haber sido trágico” manifestaron miembros del CAU.




Comentarios