El clima se vivió ante la aprobación de un proyecto de ordenanza que ampara la eximición de las tasas de la propiedad a desarrollistas.


El lunes 9 sesionó por última vez en esta gestión el Concejo Deliberante de Villa Allende y aprobaron el proyecto de ordenanza de eximición de pago de tasa de servicio a la propiedad para nuevas urbanizaciones en Villa Allende.

La votación contó con sólo dos votos en contra que devenían de concejales del PJ, Eduardo Sarria y María Fernanda C.

La ciudadanía manifiestó su descontento frente al accionar del aparato por la poca participación que le brinda a la misma. Critican la difusión incompleta de la información sobre las sesiones y sus temas.

La policía se hizo presente en el lugar para intentar sacar a un vecino cuando la presidenta del Concejo así lo solicitó. 

A diferencia de quienes deseen construir en Villa Allende, el costo de los impuestos municipales que abonan los vecinos tendrán un aumento entre el 30, 40% según lo pronunciado en el presupuesto 2020.

El próximo paso de la aprobación de la ordenanza está en manos del poder ejecutivo.

Radio Nexo realizó la cobertura de la sesión y personalidades presentes hicieron una reflexión de la jornada.

Marta Banegas, concejal dijo: “Fue una sesión atípica. Hemos tenido conciencia en todo lo que aprobamos. Lamentabemente no se pudo escuchar la sesión.

Eduardo Sarrías, concejal: “En principio era el 100% de la eximición. Algunas modificaciones pudimos meter pero entendimos que no estabamos a favor.”

Eduardo Naides, vecino al que la policía intentó echar de la sesión, dijo: “vine a reclamar porque esto conduce a la destrucción del lugar en el que vivimos. Es imposible poder vivir acá. No importa el policía sino el concejo. Esto cambia sustancialmente nuestra vida podrían habernos consultado. “

​Por su parte, la concejal Paula Machmar emitió un comunicado en sus redes sociales sobre lo que se vivió ayer. 



Comentarios