Por el agua la ruta terminó cediendo en el tramo entre Coronel Cornejo y Ballivián.


Las lluvias continúan causando estragos en las rutas salteñas, en este caso se trata de la ruta nacional 34, que se encuentra en estos momentos con corte total por un socavón que se comió la mitad de la calzada y genera inestabilidad en la mitad restante.

Desde el martes por la noche la Policía de la provincia y Gendarmería Nacional se encuentran en el lugar cortando el tráfico preventivamente, ya que todo parece indicar que más allá de la calzada que cedió, el agua debe haber provocado más daños, transformando la ruta en una trampa portal para aquellos desprevenidos que pudieran atreverse a cruzarla.

Pero este no es el único tramo de la ruta 34 que representa un riesgo para los automovilistas, ya que desde las 20 horas de ayer las fuerzas de seguridad cortaron la ruta a la altura del arroyo Yacuy, 20 kilómetros al norte de Tartagal. Allí el cauce se desbordó e inundó la ruta a lo largo de un kilómetro. Filas de vehículos de todo tipo aguardaron por varias horas para transitar por ese tramo que permanece restringido para vehículos de gran porte como ómnibus y camiones.




Comentarios